Alianza recibirá 1 millón y medio de la Iglesia

Alianza recibirá 1 millón y medio de la Iglesia

Desde la dirigencia del club Celeste señalaron que las negociaciones con la Iglesia Universal comenzaron en 2017 y se trata de un acuerdo que garantiza un ingreso de medio millón de pesos por los próximos tres años. “Ellos tomaron posesión hace 5 meses y se encargaron de reparar el lugar casi en su totalidad” señaló Fabián Godoy, presidente de Alianza.

Luego de conocerse el acuerdo de Alianza con la iglesia para el alquiler de la sede del club, el presidente señaló que “no es que hacemos un contrato antes de irnos para ‘dejarle el muerto’ al que venga. Es un contrato por un millón y medio de pesos” y agregó “yo estoy convencido en un 99% de no seguir en el club y esa plata le va a quedar a la comisión que venga, con un salón practicamente nuevo”.

Al mismo tiempo, aclaró que la negociación con la Iglesia Universal comenzó en febrero de 2017 y era encabezada por el ex apoderado del club, Juan Carlos De Antoni, pero cuando el contador fue removido de su cargo, Godoy y el resto de la comitiva se encargaron de sellarlo. “El contrato está firmado desde hace cinco meses, pero en este último tiempo ellos se dedicaron a reparar el salón y por eso no abrían las puertas, hace pocos días colocaron el cartel y falta poco para que lo abran” sostuvo.

El dirigente remarcó que el alquiler es por 3 años. “35 mil pesos el primer año, 40 mil el segundo y 48 mil el tercero, es casi medio millón por año y un millón y medio en total” .

No será el único ingreso, ya que Alianza también logró desvincularse del embargo y podrá acceder a los pagos del alquiler con Saturno; mientras que con la otra parte de la propiedad, alquilada a un resto-bar, Godoy explicó que “se le venció el contrato hace 10 meses y tiene una deuda de 102 mil pesos porque dejó de pagar el alquier y está usurpando el salón; enviamos la carta documento por el desalojo pero se niegan”.

Con respecto a este último convenio, el club inició un juicio en contra del locatario, ya que el comercio continúa abierto, “el hombre no quiere dejar el salón, pero tampoco paga el alquiler”. Ese dinero se destinaba al pago del salario de la única empleada que tiene el club.

Attachment