En el día del boxeador repasamos la historia de “Chivita” Rojas

En el día del boxeador repasamos la historia de “Chivita” Rojas

Hoy se celebra el “Día del boxeador Argentino” en homenaje a la pelea entre Luis Ángel Firpo y Jack Dempsey; y desde 299 Deportes vamos a recordar junto a Damián “Chiva” Rojas como fue su inicio en el boxeo.

El púgil de la comarca siempre tuvo un contacto directo con este deporte gracias a su papá,” Yony Rojas”, quien fue boxeador y luego se convirtió en profesor de esta disciplina.

 

 

 

“Mi viejo siempre dio clases de boxeo en la sede del Barrio Unión y cuando salíamos del trabajo siempre miraba las clases , hasta que un día se me dio por probar” contó Damián, quien con 15 años sintió la curiosidad de entrar en el mundo boxístico.

Desde ese entonces los entrenamientos se volvieron parte de su rutina hasta que un dio le pidió a su papá que le consiguiera una pelea. Entre risas, el boxeador recordó que “Yony” no quería que peleara, por lo duro que es este deporte, por eso le eligió un contrincante con experiencia, para que el púgil de la comarca recibiera unos golpes de más y lo hicieran cambiar de opinión.

Pero el camino de “Chivita ” empezaba a escribirse y a pesar de la experiencia del aquel boxeador, la pelea terminó en empate. Desde allí todo fue en alza, y con la compañía de su viejo los entrenamientos cada vez fueron más completos.

Hace dos años, el púgil del Barrio Unión, se instaló en Buenos Aires donde se prepara junto a dos entrenadores, aunque “Yony” sigue siendo parte de su equipo acompañándolo en el rincón en cada pelea.

 

La parte difícil de esta profesión, si bien se la lleva “Chivita” por los golpes, la que más lo padece es su mamá. “La que sufre mucho siempre es mi vieja, trata de mirar por parte nomas, no se puede sentar a mirar la pelea completa ” dijo Damián con una sonrisa y agregó “Solo una vez fue a verme,la última que hice acá”.

Con sus pro y sus contras este deporte marcó la vida de la familia “Rojas”, “Para mi lo que hace tan especial al boxeo es poder compartirlo con mi viejo, me gusta mucho disfrutar de las peleas, viajes y anécdotas con él” expresó “Chivita” aunque hoy, varios años después de la primera vez que subió al ring, coincide con su padre y no dejaría que su hijo o hija eligiera esta disciplina.

 

 

 

 

Attachment