Daniela Zurita, nació en Plaza Huincul, es Ingeniera en Petrolero y una apasionada del running, la actividad física y de la vida saludable.

Luego de pasar por varios deportes a lo largo de su vida, la atleta encontró en en esta disciplina una nueva afición.

Con ella ha podido recorrer parte del mundo y además le permitió homenajear a su padre de una manera muy especial

“Luego del fallecimiento de mi papá a fines del 2009, me propuse honrar su memoria y a modo de homenaje dedicarle mis primeros 42 Km en montaña, nada menos que el emblemático K42 de Villa La Angostura.

Expresó Daniela Zurita.

¿Cómo fueron tus comienzos en el deporte?

Desde que tengo uso de razón me gusto la actividad física, antes de saber lo que significaba. En la infancia realice natación como deporte principal, pero me gustaba también las pruebas de carrera y posta que hacíamos en la escuela.

En el 2008 a mi regreso a Neuquén que inicie mi etapa de corredora aficionada de trail. Primero comencé entrenando sola y luego me uní a un grupo de entrenamiento en el 2010.

Luego del fallecimiento de mi papá a fines del 2009, me propuse honrar su memoria y a modo de homenaje dedicarle mis primeros 42 Km en montaña, nada menos que el emblemático K42 de Villa La Angostura.

“Mi primer maratón de montaña fue inolvidable, mi familia me alentó durante el circuito, gritaban mi apodo familiar y me daban fuerza. Me sentí muy unida a mi papá todo el tiempo mientras corría, rememorando momentos de nuestra vida familiar, y cuando trepaba el Cerro Bayo que es el punto más alto del circuito, fue como si él me acompañara en cada paso”.

Recordó Daniela.


Unos 200 m antes de la meta, mi familia me entrega la foto de mi papá y cruce el arco con el brazo en alto, alzando su foto, agradeciéndole el habernos dado TODO, su amor, su protección y una unión familiar a prueba de todo.

Cruce de los Andes-Año 2012.

¿Qué se siente en cada carrera?

En una carrera se pasan por todos los estados, desde la euforia de la largada, el comienzo del cansancio, la inevitable pregunta de “¿qué hago acá?”, para luego llegar al pude de dejar de lado “la cabeza” y “comenzar a correr con el corazón”.

Es increíble la capacidad de nuestro cuerpo y de nuestra mente, siento que las limitaciones nos las ponemos nosotros mismos, más de una vez pude sobreponerme a situaciones que en otro momento hubiera pensado que no sería capaz.

¿Cómo fueron tus experiencias internacionales?

Una vez que fui ganando experiencia, me propuse entrenar y participar en pruebas fuera de nuestro país. Tuve la posibilidad de correr varias veces en Chile que cuenta con pruebas muy desafiantes con gran desnivel.

También corrí en España, en China y la que es considerada la Catedral del Trail , “la UTBM” en la prueba OCC en los Alpes (Suiza/Francia/Italia).

Viajar y correr es un sueño hecho realidad, ya que en estas competencias se conoce nuevos lugares de otro modo, accediendo a zonas que no están disponibles en excursiones regulares, además la interacción con corredores de otros países es fantástica, es una gran comunidad.

“Mi idea como objetivo es correr en todas las provincias del País”

Aseguró Daniela.

¿Recordás cuál fue tu mejor sensación en una carrera?

A mi me gusta mucho nuestra cordillera pero me pasó que una de las carreras “La Misión” que es de autosuficiencia y trekking, con mucho desnivel.

Me acuerdo que en un momento estaba por amanecer se iluminó toda la montaña y lloramos de emoción por ver eso. Realmente ver como va cambiando la montaña es maravilloso.

¿Cómo convive la familia y el deporte?

Como en toda actividad, debemos tener un balance, nuestro propio balance. En mi caso, mi marido me acompaña y me apoya siempre en los desafíos que me propongo aunque esto implique que tenga que dedicar más tiempo al entrenamiento en detrimento del tiempo que compartimos como familia.

¿Cómo es entrenar en pandemia?

La pandemia cambió totalmente nuestra estructura de vida, nuestra rutina, nos hizo “parar” y “reflexionar”, pero ¿cómo afrontamos nuestra rutina de entrenamiento durante la pandemia?

En mi caso particular, la primer etapa de aislamiento total fue de gran sufrimiento, extrañé horrores el no poder salir a ejercitarme al aire libre, pero decidí no decaer; es así que organicé un mini gimnasio utilizando los elementos disponibles en casa.

Actualmente salgo a entrenar trote y bici en la barda, pero solo con una persona más. manteniendo distanciamiento.

Teniendo en cuenta que el sistema de salud está saturado y su personal muy exigido y agotado, por mi salud, por empatía y principalmente por respeto a ellos es que extremo los cuidados en esta época.

¿Qué se necesita para comenzar a practicar este deporte?

Principalmente ganas y compromiso, entender que para lograr resultados es necesaria una continuidad en los entrenamientos.

En cuanto a indumentaria, solo recomendaría un buen calzado, ya que es imprescindible para cuidar el cuerpo.

¿Es un deporte caro?

No es un deporte caro, en realidad es “tan caro” como lo queramos hacer. En nuestra provincia y localidades tenemos “el campo” a mano para salir a correr.

No hace falta inscribirse en una carrera para decir que se “es corredor”, pero si considero importante que la actividad sea monitoreada por un profesional en la materia, en este caso profesor de educación física.

¿Cuáles son tus próximos desafíos?

“Lo único imposible es aquello que no intentas” leí por ahí, y tengo ganas de intentar muchas cosas, entre ellas escalar el Lanin y el Domuyo, completar la Huella Andina, correr en cada provincia de nuestro país, probar algún tría, volver al Tetra de Chapelco !, y la lista sigue.

Antes de terminar la entrevista Daniela quiso dejar un consejo para todos aquellos que deseen conocer y comenzar este deporte, “No te compares con otros, medite contra vos mismo, que el resultado de una carrera no limite tu crecimiento, si haces podio ¡bienvenido!, pero si no, piensa que siempre queda mucho por aprender, y como dicen en La Misión “Llegar es ganar”, que nada te detenga!”