Hacen 10 años Diego Maradona pisaba el Coloso del Ruca Quimey y el sueño de muchos ciudadanos de Cutral Co y Plaza Huincul se hacía realidad.

Ver al Diego, escuchar al Diego, sentir al Diego siempre fue el deseo de todos los futboleros y una fría noche de mayo del 2010 en la cancha de Alianza muchos pudieron lograrlo.

La Selección Argentina arribó a la comarca para disputar un amistoso con Haití con la mayoría de jugadores del fútbol local pero con Maradona como DT.

Una cancha que se desbordada de fanáticos, donde los gritos y aplausos se sentían sin parar, hasta que Diego piso el campo de juego y el Coloso brilló mas que nunca y todo fue un grito sagrado.

El resultado de aquel partido fue 4 a 0, pero nada era más importante que ver a Dios en el Coloso. La atención, las miradas y los flashes eran todos para él, quien una vez más hacía historia.

Un recuerdo que quedará por siempre en la memoria de todos aquellos que tuvieron la suerte de verlo esa noche y un hecho histórico para Alianza que tuvo la suerte de tener a Dios pisando su estadio.